Zonas de uso en Permacultura: Un elemental

concentrico

Un modelo arquetípico gráfico de las zonas de uso en la Permacultura. Tan elegante en su simplicidad y aún así tan desconcertante para aquellos que desean incorporarlo en su diseño. Pero.. ¿Qué son las zonas de uso en la permacultura y por qué importan?

Las zonas son dos cosas a la vez: una fuerza de organización para el proceso de diseño como también una herramienta de gestión. Éstas ayudan directamente a nuestros esfuerzos de ofrecer una sencilla pero lógica ubicación de los elementos del diseño en nuestro sistema. Mientras más cerca y conectado esté un elemento con la actividad humana, más atención recibirá con relación a los elementos más alejados. Esto es porque la cantidad de tiempo y energía utilizada en “viajar” siempre aumenta con la distancia. Como el tiempo y la energía son por naturaleza limitados en cantidad, si las gastamos en solo ir desde el punto A al B habrá una menor cantidad disponible de estos recursos.

Por lo tanto, podemos decir que las zonas reflejan la confluencia de relaciones espaciales, uso de energía y tiempo. Incluso durante del desarrollo en curso de una propiedad, las zonas continúan actuando como un refrescante de memoria, listas en cualquier momento para ayudar a tomar una decisión con respecto a la administración de los recursos.

zonas-de-uso-en-permacultura

Una propiedad está típicamente dividida en 6 zonas de uso. Aunque la distancia desde la Zona 0 es a menudo dada como el factor determinante para asignar las zonas, yo considero que el tiempo es el factor crucial.

#Zonas Parámetros básicos: Tiempo (T)= frecuencia(f) * duración (d)
0 Nexo de actividad humana, típicamente una vivienda
1 Lo más cercano a 0 como sea posible, entradas de T caracterizadas por altos f y d
2 La siguiente distancia hacia afuera, entradas de T están caracterizadas por moderados f y d
3 La distancia desde 0 es el mayor factor, entradas de T varían. Ej: alta f y baja d
4 La distancia desde 0 puede ser el principal factor. Ej: baja f y alta d
5 Zona silvestre en donde la intervención humana es idealmente 0. Entradas de T varían ampliamente.

[Nota: Algunos permaculturistas escogen por enseñar la Zona 00. Esta Zona trata sobre el bienestar físico, mental y espiritual de un individuo. Otros incluyen la Zona 6 la cual se extiende fuera del área en la que se está diseñando. En este artículo ignoraremos estas 2 Zonas.]

distancias

Estas seis zonas de uso cubren la propiedad completamente. Presta atención a la yuxtaposición entre la Zona 0 y la Zona 5. El nexo de actividad humana, Zona 0, explícitamente requiere la contribución para funcionar adecuadamente. Después de todo, los seres humanos son el elemento definitorio para este elemento, Zona 5, sin embargo, se caracteriza (idealmente) por su auto-mantenimiento, auto-estructuración y sus sistemas naturales. Cuando me refiero a sistemas naturales (porque los seres humanos son naturales), me refiero a todo lo que funciona sin la entrada, colaboración o interferencia humana. Una escala emerge desde esta observación. En un extremo tenemos un ambiente construido y el ambiente que se centra en torno a las necesidades y actividades de las personas que intervienen en los procesos naturales. En el otro extremo tenemos la ausencia de intervención humana, sin embargo la presencia humana debe ser alentada a través de una estrecha observación para con los ciclos naturales.

distancia2

Recapitulemos: Las Zonas de uso pueden ser definidas individualmente por la frecuencia y duración de la intervención humana. La frecuencia e interacción varía entre “diario” (Zona 0 y 1) y “ninguna” (Zona 5). Un camino para decidir en qué zona un elemento debiese ser introducido es considerando si éste funciona bien con o sin contribución humana. Mientras más natural – o Silvestre – más “lejos” puede ser posicionado en relación al centro de la actividad humana, debido a que esos sistemas requieren una menor intervención, la pérdida de tiempo y energía gastada para llegar allí es compensada por la calidad intrínseca de auto-organización encontrada en los sistemas naturales.

Este marco es útil incluso después de que el plan maestro haya sido dibujado. En cualquier día puede parecer como si un millón de cosas deben ser hechas. Las zonas de uso pueden entonces servir como guías para recordarnos dónde nuestros esfuerzos son más necesitados y aun así nos mantiene en mente que los límites entre zonas son fluidos: no hagas vista gorda a las circunstancias que necesitan ser consideradas.

Las zonas pueden y deben cambiar a través del tiempo para reflejar condiciones sobre el terreno. A medida que ganamos experiencia y confianza, quizás la Zona 1 se expandirá para encontrarse con sus evoluciones, requerimientos y necesidades o quizás lo contrario puede suceder y ceder espacio para otras zonas. Cada una de las partes de nuestro plan maestro – incluyendo las zonas de uso- deben estar sujetas al cambio.

 

Una mirada más cercana a cada Zona

Antes de mirar de más cerca a cada zona una por una, quiero enfatizar que las zonas de uso en la permacultura son nada más que una herramienta dentro del equipo del diseñador. Para hacer decisiones informadas acerca de qué es lo mejor para ti y tu sitio, uno debe usarlas en conjunto con otras herramientas de planificación del diseño. Cada procedimiento en el diseño de permacultura revelará patrones únicos que podrán ser tomados en consideración. Mis sugerencias en este artículo son solamente para adentrarse en el concepto y no debiesen ser tomadas como un consejo universal.

Zona 0: El nexo de la actividad humana

La zona 0 es el centro de un sistema basado en la permacultura. Mientras usualmente es una vivienda, puede ser tan simple como un lugar en donde nadie reside; como una oficina. El acto de construir una estructura o incluso encontrar un lugar adecuado para acampar siempre requiere de una especie de interferencia con el entorno. Como debe ser perturbado, hace sentido de que el resto de nuestras interferencias con relación a nuestro entorno irradie desde el centro hacia fuera, perdiendo energía a medida que la distancia incrementa.

Para servir adecuadamente como el centro de interacción con el sitio, debiese ser de fácil acceso, tener una buena vista hacia la propiedad y proveer a la gente un buen refugio y de calidad. Para facilitar su función con el paisaje, aquí hay algunos consejos prácticos:

Organícelo! Todos tenemos nuestros propios niveles de organización, pero existe un nivel mínimo de orden para hacer de tu vida algo más fácil. Una buena “limpieza de primavera” la cual incluye remover objetos no utilizados y ponerlos en venta, darles un propósito distinto o reciclarlos es un buen primer paso.

Examine entradas y salidas. Esta es otra herramienta para el diseño de permacultura que puede ser simplemente aplicada en cada zona de uso. Céntrate en flujos de residuos actuales y observa qué se puede hacer para dirigir lo que más se pueda dentro del sitio, mientras reduces objetos que no pueden ser puestos en un uso regenerativo.

Considera reducir la cantidad total del tiempo usado en el interior. Algunas actividades pueden ser realizadas afuera. Ponerte tú mismo en proximidad con sistemas vivos es el primer paso para ganar confianza en la interacción con ellos.

Zona 1: Lo más cerca posible de la zona 0 como sea posible, las entradas de T en esta zona están caracterizadas por alta f y d.

La Zona 1 está inexorablemente enlazada a las necesidades de la gente y las actividades de la Zona 0. La distancia es medida en segundos mas que en minutos: ubicando una huerta de hierbas cerca de la cocina es la expresión más común de la zona 1 en los patrones de la permacultura. Ambas, frecuencia y duración son altas por la sola razón de su ubicación. Es por esto que los sistemas administrados de la zona 1 son potencialmente lo más dinámicos, detallados y ordenados de todas las zonas.

La aplicación del principio de la permacultura “usar soluciones lentas y pequeñas” comienza aquí, en donde tienes grandes cantidades de tiempo y energía para dedicarte a ganar experiencia en el diseño de la permacultura. Experimentar, probar, y crecer con confianza antes de extenderte hacia el paisaje.

Una de las cosas que puedes hacer inmediatamente en la zona 1, ya embarcado en el viaje de la permacultura, es considerar al agua y la tierra juntas. El impacto del suelo y los sanos ciclos del agua en su habilidad de mantener o volver productivo al paisaje no debe ser exagerado. Estos son el centro del funcionamiento ecológico en donde todos los seres terrestres dependen.

¿Cómo es que el agua de la Zona 0 interactúa con la tierra inmediatamente adyacente? ¿Dónde va dirigida el agua recolectada en los techos?, ¿dirigimos estas aguas? ¿O acaso el agua se estanca en las canaletas promoviendo un hábitat para mosquitos? Repara infraestructuras existentes si es necesario y luego considera como reducir, propagar e introducir esa agua de la forma más pasiva posible. Yo aconsejaría no realizar movimientos de tierras o excavaciones o cualquier otra técnica de recolección de aguas que sean poco reversibles hasta tener un plan maestro completamente desarrollado. Aun así, utilizar barriles para recolectar agua y re direccionar las aguas lluvia hacia sistemas vivos o para evitar que alcance el sistema de alcantarillado de la ciudad son resultados inmediatos y flexibles.

¿Cómo es la salud del suelo?, ¿“Está desnudo, hambriento, sediento y con fiebre?” Toma acciones inmediatas para aliviar cualquier condición negativa que encuentres aplicando una capa orgánica sobre el suelo en la forma de “mulch”, plantas o ambas. No hay necesidad alguna de introducir compost o cualquier otro material orgánico en este punto. Pregúntense a sí mismos qué habrá producido tales condiciones y regístrenlas para su posterior uso en otros estudios/análisis de sitios.

Zona 2: La próxima distancia hacia afuera, las entradas de tiempo están caracterizadas por frecuencias y duraciones moderadas.

La Zona 2 está estrechamente integrada con la zona 1 y 0. Lo que hace que un espacio sea apropiado para la zona 2 en vez de la zona 1 esta usualmente definido por la distancia entre ese espacio y la Zona 0. Piensa en la Zona 2 como un lugar que es visitado regularmente y en el que inviertes una buena cantidad de tiempo pero que necesita un poco menos de atención.

Considera a la Zona 2 como un límite suave entre un espacio altamente cultivado, altas introducciones de elementos del diseño y sistemas más silvestres, resistentes y resilientes. Esto se traduce bien en espacios cultivables atendidos con producciones perennes tales como jardines forestales. Mantener a animales domésticos pequeños puede también ser un buen uso para esta zona. Otras infraestructuras como cobertizos o graneros funcionan en esta zona. Incorporar pequeñas construcciones muy cercanas a las ya existentes puede que no promocione la creación de microclimas inherentes en estas estructuras dentro de un sistema vivo.

Entonces, ¿qué podemos hacer en esta zona?

Primero, preocúpate del agua y el suelo de la misma forma que lo hiciste en la Zona 1. El agua y la salud de los suelos son los factores más importantes para el desarrollo del sitio y nunca es tarde para comenzar a rectificar condiciones pobres.

A continuación, evalúa la vegetación actual. Investigar qué plantas crecen y existen puede decir mucho sobre las condiciones actuales de tu sitio. Comienza por visualizar los espacios y la ubicación de los árboles y arbustos productivos que plantarás. ¿Se presta el área justo fuera de la Zona 1 para este tipo de producción?

Zona 3: La distancia desde la zona 0 es el factor principal, aunque las entradas de Tiempo pueden variar. Regularmente existe una alta frecuencia y una baja duración.

Una vez que las zonas 1 y 2 hayan sido definidas, la distancia entre la potencial Zona 3 y la Zona 0 comienza a notarse. La Zona 3 es un “borde”/límite clásico entre sistemas cultivados intensivos y sistemas silvestres y auto regulados. Un equilibrio de “entradas” debe ser buscado si aún deseas tener tiempo y energía suficiente para dedicar a la Zona 1 y 2. Para lograr ese equilibrio, la frecuencia de la interacción debe ser alta pero la duración de esas actividades corta.

El pastoreo planeado holístico de ganado pequeño (tales como gallinas, ovejas, etc.) encaja en esta zona: los animales serán movidos regularmente, pero idealmente no necesitaras pasar mucho tiempo en los potreros. En el diseño de permacultura, tratamos de permitir que cada organismo exprese su naturaleza tanto como sea posible. Si bien en el pastoreo holístico imitamos el rol de los predadores agrupando los animales y moviéndolos regularmente, es sabido que los animales tienen piernas y cerebro. Por lo tanto, limitamos nuestras interacciones con ellos al mínimo.

En otras épocas del año, lo inverso puede ser cierto. Como la Zona 3 se presta para la plantación de árboles frutales y nueces, las visitas pueden ser poco frecuentes cuando se juzga en relación al año completo pero puede tener largas sesiones de recolección durante la temporada de cosecha.

Como con las zonas anteriores, presta atención al agua y los suelos. Pero como el área de la Zona 3 es típicamente más grande que las otras 2, tu habilidad para hacer algo en el corto plazo será restringida por los recursos que tienes a mano. Las herramientas que funcionan a gran escala deben ser asesoradas cuidadosamente para no tener inesperadas consecuencias.

Incluso más que en la zona 2, considera la vegetación existente e intenta encontrar sus patrones de distribución y qué nos está diciendo sobre la salud del suelo y las condiciones del subsuelo. Mientras que en las Zonas 1 y 2 podemos hacer muchas modificaciones para acomodar ciertas especies, en la Zona 3 realmente queremos que las especies coincidan con las del lugar.

Zona 4: La distancia desde la Zona 0 es el factor principal. A menudo una baja frecuencia y una alta duración.

Ahora es un buen momento para recordarte que nuestra capacidad para usar el tiempo y la energía disminuye en relación a la distancia. La Zona 4 será un lugar en donde los procesos existentes del sitio deben ser dejados bajo sus propios medios, siempre y cuando funcionen con cierta integridad. Obviamente si tu sitio está seriamente degradado otras acciones deben ser tomadas. Al ser el límite entre lo doméstico y lo silvestre, la Zona 4 puede aún ser un lugar de mucho valor.
Piensa de la Zona 4 como un espacio experimental en donde estás buscando encontrar ese mínimo esfuerzo necesario para obtener beneficios. Empuja los límites de los requerimientos y hábitats de las especies más domesticadas. Si bien en el diseño de Permacultura siempre buscamos un equilibrio entre lo que como humanos tomamos de un sistema y lo que es dejado para el resto de la comunidad, mantener a la Zona 4 lo más orientada posible hacia otros ecosistemas es un imperativo crucial del diseño.

Un grupo de árboles y arbustos utilizados en agroforestería es un gran elemento para el diseño de la Zona 4. Procesar madera no requiere de visitas frecuentes, pero pueden tomar grandes cantidades de tiempo. Zonificar la zona 4 como una zona forestal puede llevarte a desafiar las directrices de la distancia –transportar madera puede tomar mucha energía y dependiendo de tus circunstancias esta porción particular de la Zona 4 podría cumplir mejor sus objetivos si es ubicada cerca de la zona 0-.

En algunos casos, tales como en propiedades más pequeñas, la Zona 4 puede llegar a ser completamente silvestre. Ten en cuenta las ordenanzas y reglamentos municipales como también el paisaje para que la “Zona 4” sean aquellas áreas que deseas sean lo más silvestre posible. Haciendo lo mínimo para cumplir con las leyes municipales es usualmente más inteligente que caer en ellas.

Zona 5: Una zona Silvestre donde la intervención humana es idealmente cero. Las entradas de tiempo varían ampliamente.

La Zona 5 es una anomalía. Mientras definimos a la Zona 5 como una zona de 0 mantención, un lugar donde no deberíamos ver ninguna intervención humana para poder utilizarla como una “escuela natural” el hecho es que muy pocas Zonas 5 estarán fuera del impacto humano. La frecuencia en la que uno visita a esta zona variara el comportamiento de la vida silvestre. Si tienes a un perro que te acompaña a caminar o incluso un gato “libre” como mascota, el impacto causado en la Zona 5 incrementara (especialmente con el gato). Es crucial comprender que si bien interactuamos con la Zona 5 con nuestra sola presencia, no buscamos intervenir activamente en los procesos naturales que allí ocurren.

Si bien es cierto que algunos lugares escaparan completamente del efecto humano, el objetivo de la Zona 5 no es pretender que unas líneas en el mapa vayan a crear un paisaje primaveral. La idea detrás de la Zona 5 es que la naturaleza es nuestro gran maestro. Poner de lado una zona no deteriorará nuestros grandes planes; sino al contrario, si es usada con respeto, puede enseñarnos algo que puede ser fuente de intriga o una chispa para la innovación.

Nunca deberíamos asumir que lo sabemos todo y la Zona 5 es una demostración de esa comprensión fundamental a través de la sabiduría de la naturaleza.

Con eso dicho, te aconsejo continuar monitoreando la salud de la Zona 5. Particularmente pon atención a las enfermedades. En Finlandia, hemos tenido la buena fortuna de eliminar la grafiosis de raíz y salvar nuestros olmos del desastre. Si tienes olmos en la Zona 5, debieses continuar el monitoreo por señales de infección para contener cualquier brote de la enfermedad. No creo que hacer vista gorda a enfermedades serias pueda enseñarnos algo que ya sepamos.

Finalmente, algunas veces una “Zona 5 pura” no hará mucho sentido. Algunas veces puede ser debido a que es un lugar muy pequeño para trabajar. Otras veces puede ser porque la tierra en las que estas está tan degradada que “hacer nada” impediría la regeneración. Con esto en mente, puedes designar una “futura zona 5” en tus planes, con la cual se trabaja para rectificar los procesos ecológicos subyacentes hasta un punto en el que pueda ser finalmente ser dejada sola, para su autogestión y auto regulación.

Articulo original: Permaculture Research Institute
Autor: Joshua Finch
Traducido por Raíces del Viento

 

Comments

comments

No se admiten más comentarios