Salvemos nuestros suelos

IMG_9379 feat

Toda vida terrestre depende del suelo ya sea directa o indirectamente. Y si bien nuestra comprensión de las capas superficiales del suelo ha crecido a pasos agigantados en las últimas décadas, de una u otra forma seguimos perdiendo este valioso recurso a un paso aterrador.

Menos del 30% de los suelos del mundo permanecen en una condición aceptable. La fragilidad de esta capa tan vital puede ser ilustrada a través de una simple comparación: si uno imagina a la tierra como una naranja, la extremadamente delgada capa superficial no es más gruesa que la parte brillante de esa naranja. Una increíble variedad de criaturas dependen de esta “brillante capa” para suplir todas sus necesidades básicas.

Nuestro creciente conocimiento sobre los suelos ha conformado las bases de nuevos servicios de suelos, análisis y muchos otros bien intencionados intentos para con la conservación de los suelos, no obstante, seguimos perdiéndolos a un ritmo cada vez más rápido. Si esto continua así por más tiempo, nuestra situación actual como sociedad eventualmente colapsará y será principalmente como resultado de prácticas tan simples como la sobre labranza de la tierra.

Al mismo tiempo, los suelos han sido dañados de manera irreparable por la salinización, resultado de la tala rasante de bosques generalmente bien alejados. Existen unos pocos lugares en sistemas naturales en donde los suelos están conservados: bosques que no han sido cortados; bajo lagos y lagunas poco profundos; llanuras pobladas por especies nativas; y sistemas de producción agrícola basados en el uso de “mulch” y la no labranza.

Image Courtesy of Nadia Lawton

Image Courtesy of Nadia Lawton

 

Una Mirada sustentable

Si bien esta situación puede parecer extremadamente pesimista, existe esperanza en la forma de innumerables enfoques hacia el reacondicionamiento, mantención y rehabilitación de los suelos. Para nuestra sorpresa, son jardineros y granjeros aficionados y no científicos con lujosos laboratorios y becas de investigación los que están haciendo esto. Es más, estas personas están logrando resultados: creando tierra de alta calidad a través del control de las aguas, aireación moderada y el ensamblaje de plantas y animales específicos. Todo esto hecho con una cuidadosa consideración del orden y secuencia de estos tratamientos.

La importancia crucial de los suelos es una consecuencia directa al rol clave que juegan entregándonos nuestras más básicas necesidades, especialmente los alimentos. Por consiguiente, una atención especial debe ser tomada a los ciclos del suelo. En cualquier evaluación de sustentabilidad, el único camino para medir el éxito que obtenemos en terreno es a través de la evaluación de la estabilidad de los suelos: las prácticas agrícolas serán sustentables solo si los suelos en donde se practican lo son. Por nuestro bienestar en el largo plazo, debemos hacer mucho mejor que solo mantener suelos sostenibles; debemos enmendar el daño que ya se ha hecho. Las prácticas agrícolas deben, sin lugar a dudas, mejorar la calidad y cantidad de los suelos.

Un sistema realmente sustentable no debería tener grandes cantidades de trabajo. Esto no se trata solo de eficiencia: si la sustentabilidad de un sistema depende de una gran cantidad de actividad humana entonces es demasiado frágil para ser considerada realmente sustentable. Un sistema sustentable debiese ser, a la larga, auto-regulado.

Mejorando los suelos

Existen 2 enfoques para mejorar la calidad de los suelos e incrementar su cantidad.

Manejo del agua

El primer enfoque se concentra en el agua y los componentes que se disuelven en ella. El agua puede variar en pH, y esto puede cambiar mientras disuelve y deposita componentes en su paso a través del suelo, subsuelo y estratos. Adicionalmente, el agua subterránea puede transportar elementos hacia arriba y hacia abajo cuando las presiones acuíferas superan la gravedad. Por ejemplo, en inundaciones, el agua subterránea se “eleva”, incrementando la presión y la alimentación de agua en un manantial distante, causando un flujo hacia arriba.

El agua también fluye hacia abajo y a través de los perfiles del paisaje. Siguiendo la forma del paisaje, el agua y los elementos disueltos en ella pueden viajar grandes distancias.

Este flujo laminar de nutrientes es común en la capa superficial y la parte alta del subsuelo del paisaje, no así la parte baja del estrato. Debido a que este flujo sucede tan cerca a la superficie de la tierra, el agua trae consigo elementos inorgánicos (minerales) y orgánicos (derivados por organismos vivos o alguna vez vivos). Una gran variedad de minerales y moléculas son concentrados y redistribuidos a través del paisaje por el flujo natural del agua.

Sin embargo, podemos cambiar estos flujos para cumplir con los objetivos de la sustentabilidad de los suelos armonizando nuestras actividades con patrones de formaciones de tierra y enfocándonos en la acumulación, disminución de la velocidad, propagación e infiltración del agua como un sistema de distribución auto regulado.

Swales – zanjas en contorno para la cosecha de agua – son un ejemplo excelente de esta armonización. Swales reducen la velocidad del agua a 0, eliminan la erosión y dejan que el agua se infiltre en los alrededores, recargando el agua subterránea y previniendo anegamiento debido al exceso de agua. Los swales también pueden llenar embalses, recolectar tierra erosionada, crear tierra y ser hábitat para la vegetación. Para mayor información sobre la construcción de swales ver http://permaculturenews.org/?s=swales (lo traduciremos a petición)

Fortalecer e incentivar organismos vivos

El segundo enfoque se concentra en organismos vivos, sus ritmos metabólicos y sistemas más amplios de vida, tales como las redes de alimentos. Todos los organismos vivos derivan su nutrición desde sus ambientes; las plantas toman sus nutrientes de la tierra y el aire; los animales consumen plantas. El estiércol mismo abarca varios de estos elementos.

El agua también fluye a través de animales. Por ejemplo, las vacas consumen una enorme cantidad de agua, que pasa a través de ellas y vuelve afuera como orinas ricas en nitrógeno, junto con otros varios componentes disueltos los cuales pueden ser de gran beneficio para la calidad de los suelos.

Image Courtesy of, Ingrid Pullen

Image Courtesy of, Ingrid Pullen

Los animales también construyen sus complejos cuerpos – huesos, músculos, cerebros y otros tejidos – de los nutrientes derivados de la comida y el agua. Cuando ellos mueren, fuerzas naturales – tales como depredadores, carroñeros, descomponedores, etc. – distribuyen los componentes que los conforman a través del ecosistema.

Concentrándose en los aspectos de esta masiva matriz de factores que están dentro de parámetros controlables, podemos manejar y gestionar directamente a los animales a través de nuestros sistemas para que cada componente orgánico que sea benéfico se reincorpore naturalmente.

Alternativamente, podemos tomar ventajas de estas concentraciones de componentes orgánicos como base para la agricultura orgánica: organismos, y sus productos de desechos, hacen excelentes fertilizantes. Aplicaciones prácticas incluyen: lombricultura, gallinero tractor, sistemas de compostaje a través de gallinas, compostaje, cultivos de cubierta del suelo, estiércol de animales grandes y pequeños, compost té, Bio fertilizantes y Bio carbón.

El mulch es otro gran aditivo orgánico para el suelo y algunos materiales que sirven para esto incluyen paja, hojas, pasto, piedras, aserrín, corteza o madera. Es mejor con 15 cm de material cubriendo al suelo. El mulch entrega nutrientes, nivela la temperatura del suelo, previene la erosión, promueve la vida en la tierra, retiene la humedad y repara la estructura de los suelos.

Agricultura orgánica

Granjeros alrededor del mundo emplean diversas prácticas en la agricultura orgánica. Diversidad es, en muchos niveles, un gran tema en la agricultura orgánica. Incluso la monocultura de este enfoque está dando un camino hacia aproximaciones más diversificadas, y por una muy buena razón: la diversidad debe convertirse en el eje central de cualquier intento para alcanzar la sustentabilidad. Granjeros más intrépidos están criando vacas con gallinas y gallinas con ovejas; algunos tienen cultivos en donde crían a sus animales, permitiendo los by-products naturales de los animales que enriquezcan la tierra en donde los cultivos crecen.

Al reunir estas combinaciones, a través del proceso de prueba y error, están progresivamente determinando alcances más sustentables. Técnicas basadas en diversidad son mejores para “construir” suelos y son más eficientes en el uso de los recursos dentro de un sistema. La tierra es mejorada al largo plazo, mientras que el rendimiento de los productos es incrementado en el corto plazo.

Los ecosistemas naturales son complejos, pero al manipular esta pequeña cartera de elementos – contexto en el cual las plantas y los animales son cultivados y criados- la sustentabilidad es posible. Existen muchos otros elementos: los organismos de la tierra regulan un sinfín de procesos casi invisibles; la vida silvestre “macroscópica” deja sus propias marcas mientras pasan.

Uso de la tierra responsable

 

Para optimizar nuestro uso sustentable del paisaje, debemos usar a la tierra responsablemente. Bajo algunas estimaciones, deberíamos cumplir todas nuestras necesidades con un 30% de nuestra tierra dedicada al uso de la agricultura, siendo el 70% restante bosque.

Image Courtesy of, Nadia Lawton

Image Courtesy of, Nadia Lawton

Los campos dedicados a la agricultura podrían crecer cultivos y pastar al ganado. Bosques dedicados a la producción podrían crecer árboles y servir de forraje. Los procesos de los ecosistemas apoyados por “bosques naturales” hacen cortas sustentables con el propósito de tener un sistema de permacultura basado en cultivos y pastos mucho más productivos.

El modelo agrario de permacultura usa sistemas de árboles perennes para apoyar sistemas de cultivo y pasto. Esta mezcla en el uso de la tierra a gran escala promueve la salud en los perfiles del suelo al incrementar la calidad y cantidad de éste. Sin embargo, podemos adoptar este tipo de estrategias a pequeña escala al preocuparnos en los procesos naturales que ocurren en el bosque y otros ecosistemas.

Escala de huerto

La tierra puede ser aumentada completamente en un huerto o un pequeño espacio de tierra. Hortelanos pueden aplicar tratamientos a cada metro cuadrado para “construir tierra” rápidamente: Utilizando compost, mulch, líquidos biológicos benéficos como “jugo de lombrices, compost té o Bio fertilizantes.

Esto puede construir una biota del suelo muy rica junto con introducir materia orgánica para crear más de 25 milímetros de tierra cada año. Doblar la aplicación de materia orgánica dobla el aumento de tierra, sustentablemente. Desafortunadamente aplicaciones intensas de compost en escalas mayores requiere una cantidad prohibitiva de material.

Trabajando con la naturaleza

Granjeros responsables deben tomar ventajas de los procesos de los ecosistemas los cuales han estado construyendo los suelos por milenios. Al permitir que la mayoría del paisaje sea gobernado por esos ecosistemas más largos, se vuelve mucho más fácil obtener la sostenibilidad de los suelos a escalas agrarias.

Debemos comprometernos colectivamente a las fuerzas naturales creativas que nos ha brindado la tierra y que hoy en día damos por garantizada. Es nuestra obligación tanto social, moral y humanitaria, implementar sistemas que creen tierra a ritmos comparables con los producidos por los ecosistemas naturales de la Tierra.

Kitchen-Garden-Zaytuna-Farm-article

Trabajos futuros

Geoff y Nadia hacen cursos de Compost & Fertilizantes naturales en su propiedad en PRI Zaytuna Farm.
Zaytuna Farm es el hogar de Geoff y Nadia. Permacultura es su vida. Ellos son granjeros, profesores y diseñadores que activamente buscan cambios positivos en este mundo dentro de su día a día y tienen la voluntad y capacidad de compartir su vida contigo por un futuro más resiliente. Sus cursos y ubicación son únicos pues no solo aprenderás de uno de los mejores profesores de permacultura en el mundo, sino que también observaras como estos, y muchos otros sistemas son implementados en una granja. Los resultados hablaran por si mismos.

Para reservas o más información, visita su página de cursos en

http://permaculturenews.org/courses/compost-natural-fertiliser-course-geoff-nadia-lawton/

This article originally appeared in PIP Magazine, Issue Four – Spring 2015.
Author: Geoff Lawton

Guardar

Comments

comments

Los comentarios están cerrados.